jueves, 23 de febrero de 2012

Fuera!

(o los peligros de María)
Juan Manuel López Baio
23.febrero.2012

Tic tac tic tac tic tac tic tac tic tac... María María María Peligro, ¿acaso sos una bomba de tiempo? La pregunta se descubre como válida con el transcurrir de la obra, pero en este caso el sonido que escuchamos al comienzo es sólo el temporizador del horno, donde se cocinan los primeros problemas de esta… ¿niña? ¿mujer? ¿señora olvidada de los días?

María Peligro está sola, en la habitación de rasgos infantiles donde su padre y su madre cuelgan de sendos retratos anticuados, presencia anacrónica, plana y vigilante, afectuosa y nostálgica. ¿Adónde estarán ahora? ¿Los extrañará mucho? ¿Será que habrían sido muy estrictos? No lo sé. Lo cierto es María nunca pisa el parquet sin sus patines de tela, así le vaya la vida en ello… lo cual muy bien puede llegar a ocurrirle, dada su prodigiosa habilidad para complicar con fruición los movimientos más simples en riesgosas aventuras de tropezones y deslizamientos.

Para más datos, María Peligro es sola, y esta soledad, que se asoma sin cesar por los bordes del espacio, ella la conjura una y otra vez, inventándose juegos y ensoñaciones, festejos y festejantes, acumulando niveles de excitación tal que oscila entre el éxtasis y lo que tememos sea una crisis nerviosa. En el devenir de esta catarsis lúdica María termina desbordando el espacio de la representación para meterse de lleno en la platea, transformando al público en un coro de innumerables gatos que tan pronto mima y alimenta como regaña y ahuyenta a almohadonazo limpio.

El tránsito por estas situaciones nos mostrará a la señorita Peligro en ocasión de descubrir, con sorpresa, deleite y algún que otro prurito, nuevos e insospechados afectos dentro de sí.


En este espectáculo (que cruza el charco desde Bélgica para hacernos una breve visita que vale la pena aprovechar) Leticia Vetrano encarna una historia mínima y conmovedora con un despliegue preciso y sutil de técnicas diversas, entre las que predomina el clown como estado de afectación y comunicación directa con el público. Comunicación elocuente y eminentemente física, ya que el uso de lenguaje articulado es casi nulo. La vulnerabilidad del personaje es asumida con entrega por parte de la actriz, quien no escatima esfuerzo y emociones para compartir su singular relato.

Al verla luchar con denuedo contra los embates del insomnio, dando vueltas, rebotando y agitándose, buscando en su cama un hueco cómodo, un refugio silencioso entre el murmullo de los anhelos insatisfechos, quisiéramos ayudar a María, tenderle la mano e invitarla a salir a jugar con nosotros; pero no es el caso. Por su propia cuenta deberá descubrir en cada ocasión, forjar en cada encuentro, fuera de sí misma, el final de su historia. O tal vez, quién lo sabe… ¡el comienzo!



Ficha técnica

Autoría: Leticia Vetrano
Actúan: Leticia Vetrano
Vestuario: Natalia Fandiño
Escenografía: Micheline Vanderpoel
Iluminación: Domenico De Vita
Diseño de luces: Thyl Benies
Sonido: Domenico De Vita
Prensa: Marisol Cambre
Producción: Lila Monti
Coaching actoral: Kevin Brooking
Dirección: Micheline Vanderpoel

Temporada Febrero-Abril 2012
Domingos 21 hs (del 18/03/12 al 29/04/12)
Teatro Timbre 4
México 3554, C.A.B.A.
Teléfono: 4932-4395
Entrada: $50 (descuento estudiantes y jubilados)


Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario